Trastornos de la Mandíbula

 Trastornos de la Mandíbula

Qué Son los Trastornos Témporomandibulares

“Los trastornos Témporomandibulares , son un grupo de desórdenes psico-   fisiológicos que involucran a la musculatura masticatoria, a las        articulaciones temporomandibulares y las estructuras asociadas “

 A pesar de poseer distintas causas, se presentan con signos y síntomas similares.  Algunos de los síntomas y signos son:

  • Dolor
  • Alteraciones del movimiento mandibular
  • Ruidos al mover la mandíbula
  • Limitación en los movimientos de la mandíbula como limitación para abrir la boca

  

Dentro de los trastornos de la mandíbula se distinguen principalmente cuatro grandes grupos diagnósticos:

Trastornos Musculares

Cuando hablamos de trastornos musculares, nos referimos a un grupo de patologías que involucran a la musculatura masticatoria, siendo el diagnóstico más común el dolor muscular local, cuadro que se relaciona principalmente con el sobreuso de un músculo determinado. En algunos casos incluso puede presentarse como un tipo de cefalea denominada de tipo tensional. Dentro de estos diagnósticos también se encuentra un cuadro crónico de mayor complejidad por su origen multifactorial, llamado dolor miofascial, el cual, en sus etapas más activas, puede generar dolor a distancia sin necesidad de presionar el músculo (como por ejemplo: dolor espontáneo en algún diente sin necesidad de que éste tenga alguna lesión cariosa o microfracturas). Este cuadro, en la mayoría de los casos, requiere un manejo interdisciplinario para su resolución.  A su vez, estos trastornos de la musculatura masticatoria están íntimamente relacionados con dolores de cuello, ya que los músculos en nuestro cuerpo funcionan en conjunto y no en forma aislada. Cabe destacar que dentro de estas patologías, también pueden evidenciarse cuadros dolorosos generalizados cuya manifestación en crisis puede ser a nivel muscular cráneomandibular, como es el caso de la fibromialgia.

Trastornos de la articulación témporomandibular

Son un grupo heterogéneo de cuadros que pueden involucrar tanto alteraciones en la relación de posición entre las estructuras que componen la articulación, procesos inflamatorios de las estructuras de protección y sostén de la ATM y/o procesos degenerativos articulares, como por ejemplo, una osteoartrosis/osteoartritis. Lo más común se asocia a ruidos durante los

movimientos de la mandíbula de tipo ” clic” o ” pop”.

Trastornos de hipomovilidad crónica mandibular

Tienen relación con alteraciones internas de la articulación, que pueden ser respuesta a traumas de larga data, como por ejemplo, la anquílosis, que es un cuadro donde existe una osificación interna de la articulación, con la consecuente dificultad o imposibilidad de mover la mandíbula.

Trastornos del crecimiento

Podemos encontrar, entre otros, un cuadro conocido como hipercondilismo, que es el crecimiento mayor de un lado de la mandíbula. Este cuadro se manifiesta, en la mayoría de los casos, durante el desarrollo de los individuos  y se evidencia por una desviación del mentón y alteración en la mordida. Existen cambios faciales evidentes durante el desarrollo de las personas que es lo que los lleva a consultar.

Como se puede evidenciar, los trastornos de la mandíbula son cuadros diversos, que comparten signos y/o síntomas pero que requieren un diagnóstico preciso ya que, al poseer causas distintas, los tratamientos son diferentes. La severidad de estos también condiciona los enfoques terapéuticos. Dentro de los factores que contribuyen al inicio, desarrollo y/o mantención de estos cuadros podemos mencionar: Macrotrauma (por ejemplo: accidente automovilístico, golpe directo en articulación o mentón)BruxismoMalos hábitos orales: onicofagia, masticación excesiva de chicle, Stress, Hipovitaminosis, Genética, Infecciones,  etc


¿Por qué consultar?

Porque un sistema masticatorio sano es un sistema libre de ruidos, de dolor y de alteraciones del movimiento. Estos cuadros pueden afectar directamente la calidad de vida o generar alteraciones más complejas a largo plazo.

¿Cómo se diagnostican estos cuadros?

Se debe efectuar una historia clínica completa y un examen físico acusioso. A veces, se requiere complementar con exámenes, tales como imágenes o exámenes de laboratorio, según sea el caso.