Tipos de Dolor Orofacial


Tipos de Dolor Orofacial

  El dolor es definido por la Asociación Internacional para el estudio del Dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable con daño de los tejidos actual o potencial o descrito en términos de dicho daño”. 

Al ser una experiencia personal, el dolor tendrá diferentes connotaciones emocionales, físicas y sociales según quien lo está viviendo, pudiendo ser afectadas éstas por la cultura, sociedad, experiencias previas, estados emocionales, entre otros. La experiencia dolorosa no se vive de la misma forma en todas las personas.

Cuando hablamos de dolor debemos diferenciar en primer lugar dos grandes grupos:

Dolor Agudo

Es causado por estímulos nocivos y que nace en respuesta de protección al daño al sistema.  Generalmente, es revertido una vez que es eliminado el daño.

Dolor Crónico
Es aquel dolor que persiste más allá del curso habitual de una enfermedad o del tiempo razonable para que se sane una lesión.  Es un dolor que puede estar presente sin la necesidad de que esté el estímulo.  Se puede decir que el dolor crónico constituye una enfermedad por sí mismo.

El dolor orofacial es el síntoma o enfermedad presente en una gran cantidad de patologías que afectan a las regiones de la cabeza, cara y cuello y que, al igual que la clasificación del dolor en otras regiones, puede ser de tipo agudo o crónico.

La complejidad del dolor orofacial radica principalmente en que se comprometen estructuras que poseen gran importancia psicológica y social para los pacientes, al afectar seriamente la calidad de vida y las relaciones interpersonales de éstos.

Este dolor puede ser de origen, entre otros, dental, de las mucosas, muscular, articular, de los vasos sanguíneos.  Según este origen se puede clasificar en:

Dolor Somático

Se genera por el estímulo de los receptores del dolor en las diferentes estructuras de la cabeza y el cuello, pudiendo ser superficial, cuando el estímulo se genera en piel y mucosas y profundo cuando se genera en las vísceras o en el sistema músculoesquelético. Ejemplos de este tipo de dolor es el dolor dental, la cefalea tipo tensional, el dolor muscular local.

Dolor neuropático

Es el resultado de la alteración o lesión de las vías nerviosas que conducen el dolor, sin necesidad de existir un estímulo que lo genere en una estructura determinada.  Dentro de las características de éste se encuentran la posibilidad de generarse dolor ante estímulos que habitualmente no son dolorosos, como por ejemplo, tocarse la piel o afeitarse, lo que se conoce como “alodinia” y la capacidad de generarse respuestas exageradas ante estímulos, conocido como “hiperalgesia”.

El tratamiento del dolor orofacial exige un diagnóstico específico de su origen, cronicidad y severidad con el objetivo de apuntar terapias terapéuticas específicas para cada pacientes, las cuales deben ser interdisciplinarias e integrativas por la connotación no sólo física del dolor, si no emocional y afectiva.